Otro derrumbe en el Molino de los Guiard pone en evidencia su precaria situación

La Sociedad de Estudios Históricos ‘María Navarro Encinas’ ha solicitado a Hipania Nostra que pase de estar en la Lista Roja a la Negra, donde están los edificios cuya restauración es ya inviable

0
661
Estado en el que se encuentra el Molino de la Cerrá de Tíjola.
Estado en el que se encuentra el Molino de la Cerrá de Tíjola.

El Molino de la Cerrá, situado en la frontera entre Bayarque y Tíjola, ha sufrido recientemente el colapso de uno de sus muros principales debido al estado de abandono en el que se encuentra. Este molino, también conocido como Molino del Francés o Molino de los Guiard, fue construido en 1880 por Guillaume Guiard, quien introdujo en él los últimos avances tecnológicos en la molienda de grano importados de Francia. Posteriormente, su hijo Adolfo lo convirtió en una central hidroeléctrica para abastecer de electricidad a la fábrica de harinas «Santa Isabel» de Tíjola en 1923, y más tarde al alumbrado público de la ciudad.

Desde la década de los sesenta, este histórico edificio ha permanecido abandonado, enfrentándose a un lento pero constante proceso de deterioro. La situación de este molino fue denunciada por la Sociedad de Estudios Históricos ‘María Navarro Encinas’ (SEHMNE), una asociación dedicada al estudio de la arqueología industrial y la historia de España, especialmente en Andalucía Oriental y Murcia. José Antonio Serrano Navarro, presidente de la SEHMNE, ha liderado los esfuerzos para salvar este patrimonio, lo que llevó a la inclusión del molino en la Lista Roja de Hispania Nostra en marzo de 2023.

No obstante, las preocupaciones sobre el estado de conservación del Molino de la Cerrá se remontan incluso antes, con advertencias sobre un posible derrumbe inminente emitidas en septiembre del año anterior. A pesar de los llamamientos y esfuerzos de diversas asociaciones, como la Asociación Histórico-Cultural de Tíjola, que desde 1998 ha luchado por la rehabilitación del molino, y de individuos como Ernesto Suárez Carrillo, quien ha abogado por la restauración del conjunto arquitectónico y su entorno en varias publicaciones, el deterioro persiste.

Esta situación del Molino de la Cerrá no es un caso aislado en la comarca del Almanzora. El patrimonio industrial en general, tanto en manos públicas como privadas, se encuentra en un estado lamentable. Pocos conjuntos arquitectónicos han sido restaurados, y los que figuran en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz son una minoría. Muchos de estos edificios han sufrido alteraciones significativas debido a reformas agresivas, y otros están en riesgo de desaparecer completamente debido al abandono.