La Festividad de la Virgen de Fátima declarada de Interés Turístico de Andalucía

0
818
Fátima 2018

Día histórico para Tíjola en el que ha sido nombrada la festividad de la Virgen de Fátima cómo Interés Turístico de Andalucía

El Consejo Andaluz de Turismo, órgano de participación administrativa de carácter consultivo y de asesoramiento de la Junta de Andalucía, ha aprobado la declaración de Interés Turístico de Andalucía de la Festividad de la Virgen de Fátima de Tíjola, puesto que reúne los requisitos exigidos para este distintivo turístico. Así lo ha acordado en la última reunión del Consejo, presidida por el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal.

«Con estas declaraciones queda patente la excelente oferta turística con la que cuenta nuestra comunidad. El destino Andalucía presenta una variedad de acontecimientos y festividades que dan muestra de la esencia cultural de cada uno de nuestros municipios. Buscamos a visitantes interesados por todo aquello que nos hace singulares, nuestras raíces y estas declaraciones sirven para promocionar estos eventos en el mercado nacional e internacional», ha señalado Bernal.

La celebración de la procesión de la Virgen de Fátima es un evento de índole tradicional, religioso y cultural que contiene todos los elementos característicos del Turismo Etnográfico, cuyo objetivo es dar a conocer las costumbres y manifestaciones artísticas del territorio, poniendo en valor el acervo cultural del municipio de Tíjola y de la comarca. Ese día, Tíjola se viste de gala, sus calles llenas de color sirven de alfombra para que pueda pasar la Virgen de Fátima.

El olor a serrín, a hierba cortada y pólvora, inunda todas las calles que conforman el recorrido, convirtiéndose en una manifestación de interés artístico y religioso. Desde días antes, los vecinos se encargan de repartir las tareas, preparar los materiales; tintar el serrín, elaborar flores y adornos de papel, farolillos, encargar las tracas, ruedas y cohetes que anuncian el paso de Virgen. Y ya el mismo día de la fiesta, desde primera hora de la mañana, suena la música y las conversaciones de los vecinos, anunciando que ha llegado el día grande.

El día de la celebración los vecinos comen juntos en la calle, con la aportación que hace el Ayuntamiento para la elaboración de un arroz. También preparan la bebida típica de la zona, la cuerva, y se reparte e invita a todo aquel que quiera degustarla. Antes de la procesión, se celebra una misa en honor a la Virgen de Fátima en la puerta de su pequeña ermita, situada en la calle Baja San Cayetano, en el Barrio Alto, uno de los más antiguos del pueblo. La procesión pasa por algunas de las calles más antiguas de Tíjola que conforman el casco histórico.

La celebración de la procesión de la Virgen de Fátima comienza en 1951 por iniciativa del coadjutor Enrique Silva Ramírez, adquiriendo desde ese momento una gran devoción y veneración popular. La Virgen de Fátima significa convivencia entre vecinos, trabajo, esfuerzo, tradición popular, pasando de generación en generación desde hace 70 años.

Esta celebración cuenta con una fuerte tradición arraigada y atrae la visita de ciento de personas, siendo receptora principalmente de turismo provincial y nacional. Consiste en una procesión singular destacada por el colorido de sus calles y el carácter participativo del evento. El gran día de la festividad la población local se viste con los trajes flamencos típicos y durante todo un fin de semana, engalanan sus calles con extensas alfombras de serrín de colores y altares de flores para el paso de la procesión de la Virgen.